domingo, 15 de noviembre de 2015

¡Emociones varias!

Vamos por partes. Mi anterior entrada de este "Diario de viaje" finalizaba con una pincelada del grupo de WhatsApp que tengo con cada clase (dos en total, de unos 50 alumnos*) que yo mismo modero y administro. Este grupo tiene un fin claro: "comunicación directa con el alumnado para mejorar su experiencia de aprendizaje, resolver dudas, compartir recursos, y creo una de las principales ventajas, para dar feedbacks afectivo y positivos a todos (anytime, anyday)". Dos semanas después de aquella entrada, me reafirmo en el "potencial de aprendizaje E-NOR-ME". Veo que está generando en el alumnado, un estado de emoción y de conexión con el docente (y viceversa) que sin duda está favoreciendo la implicación y por ende, el aprendizaje y disfrute de la experiencia #FIDmola (en este artículo se describen cómo los entornos virtuales de aprendizaje, y su diseño, llegan a tener un efecto positivo en la motivación intrínseca del alumnado en educación superior; super-interesante). Me vais a disculpar, pero después de esta otra pincelada, me reservo el grupo de WhatsApp para una vez finalice el cuatrimestre, pues las reflexiones y aplicaciones prácticas están siendo dignas de analizar con más detalle. ¡Siento como una especie de super-poder!

Os recuerdo que la dinámica de la asignatura "Fundamentos de la Iniciación Deportiva" (primero de Grado) implica retos de trabajo semanal (diez en total) que eximen a todo alumno que los cumpla convenientemente, del examen tradicional. Mira, este es el ejemplo del reto tres, que es el más actual: "O modificas o caducas" (y están entregando trabajos tan buenos como este de Diego y otros).



Además, todos los retos tienen su rúbrica de evaluación (y auto-evaluación) correspondiente, que los alumnos deben tener en cuenta para el desarrollo, auto-evaluación y auto-calificación (en esta página puedes ver todas las rúbricas). El eje que vertebra todos los retos va a ser similar y sigue un patrón que favorezca la mejora de la competencia digital del alumnado, una toma de conciencia y enriquecimiento de su entorno personal de aprendizaje (PLE), así como un aprendizaje de los contenidos. En cada reto se busca, se filtra, se construye, se comparte y se reflexiona sobre el proceso. Todo este proceso queda reflejado en el blog de aprendizaje personal que todos los alumnos tienen a modo de portafolio y "Diario de viaje" (en breve hago una selección y muestro algunos).

A día de hoy, las emociones que percibo en el alumnado (y las mías propias) están siendo varias. Es preciso decir que la opción de aprender mediante retos es voluntaria, y el alumnado que por las razones que sea, prefiere optar por una evaluación tradicional, por supuesto puede hacerlo y también tiene que hacer trabajos de este tipo (pero menos). El nivel de implicación que percibo en el alumnado por los comentarios en #FIDmola, por los comentarios en el grupo de WhatsApp, y en la "Hora feliz" (todos los miércoles de 22 a 23h a través de WhatsApp resolvemos dudas del reto activo) está siendo extraordinario. Por supuesto, el camino no está siendo sencillo en muchos casos, sobre todo por dificultades o falta de experiencia en el manejo de las herramientas que se utilizan en los retos, y por manejo de la tecnología en general (de momento hemos utilizado, Blogger, Piktochart y Genially). Mi nivel de implicación (y de ilusión) por otro lado, está siendo también extraordinario, pues a pesar del tiempo a emplear en corregir todos los retos semanalmente, lo que es imprescindible para mantener la motivación (calificación y comentario específico de cómo mejorar), y de estar ON casi 24h al día apoyando y animando, el enriquecimiento perso-profesional sin duda lo merece. Es preciso reflexionar más sobre esto, pues los alumnos que van obteniendo buenas calificaciones, están hiper-motivados por seguir y piden más y más retos. No obstante, si la calificación no es buena, o directamente no se supera el reto, aunque hay una oportunidad de recuperarlo, si no se consigue sólo se puede optar a la evaluación tradicional. Al final veremos hasta dónde llegamos, y que valoración hacemos todos del proceso. De momento todos aprendiendo (y mucho). Nadie dijo que iba a ser fácil, pero de momento el "Efecto #FIDmola" sigue haciendo de las suyas.

No quisiera finalizar mi entrada matutina dominguera (que ya se prolonga hasta la tarde-noche), sin presentaros otra actividad de #FIDmola que está funcionando muy bien ("lo está petando", con perdón) y es el "Vídeo de la semana". Es una actividad puntual que requiere que los alumnos traigan sus auriculares y su teléfono móvil a clase (conectado a la red wifi de la Universidad). Yo me encargo de recordárselo vía WhatsApp la noche anterior. Se hace todas las semanas en la primera hora que tengo con cada grupo y el proceso implica: (1) Todo el mundo se pone sus auriculares) (también yo); (2) Mando el vídeo al grupo; (3) Cada uno lo ve en su móvil; y (4) Reflexionamos en voz alta sobre el mismo (ya sin auriculares, jaja). El nivel de concentración de cada alumno en el vídeo, es TO-TAL. En esta foto os podéis hacer una idea de la actividad. Muchas gracias por vuestro tiempo. Si lo consideráis podéis participar con nosotros con tu opinión aquí mismo, y/o por supuesto en #FIDmola. ¡Hasta la próxima!

Vídeo de la semana 1 - Ana Peleteiro

Happy pedagogy!

*Nota: En este blog todas las referencias al alumno en género masculino, implican tal como indica la RAE un término genérico, que incluye también al alumnado de género femenino. Muchas gracias.